Signature Villa

Entrevista

Octavio Mestre
de OMA

Háblanos de OMa…

Somos un estudio más que un despacho, porque estudiamos los problemas más que despacharlos. Somos, voluntariamente, pequeños; nunca hemos sido más de 6 arquitectos y, aun y así, hemos construido 150 obras, algunas muy grandes, en varios países. La propia escala nos ha permitido sobrellevar las diversas crisis con dignidad (a no olvidar que los pequeños mamíferos sobrevivieron a las glaciaciones y no los dinosaurios), al margen de que “els catalans som de menjar poc i pair bé”.

El hecho de encontrar soluciones antes de que aparezcan los problemas (lo aprendí leyendo a Wagensbeberg) ha sido fundamental; esta anticipación es básica en la vida. Trabajar mucho y tener una cierta inteligencia comercial (que pasa por transmitir confianza a tu cliente), sin renunciar a lo realmente importante, que no somos ni el cliente ni nosotros, sino la calidad de cuanto proyectamos y construimos, y saber que el mejor general no es el que gana más batallas, sino el que las evita.

Aunque algunos nos tengan por especialistas en el mundo del espacio de trabajo, los edificios de oficinas y sedes corporativas, las viviendas unifamiliares de lujo, la rehabilitación de patrimonio o los centros comerciales, lo cierto es que tenemos vocación de generalista. Monté el estudio al acabar la carrera, a finales de los ochenta, y nunca hemos dejado de hacer casas y cosas.

¿Qué destacas de tu trayectoria profesional?

Entiendo la disciplina como un taburete de tres patas en el que la construcción sería una de ellas, siendo las otras la docencia (he tenido ya más de 4.000 alumnos en una veintena de universidades de una docena de países) y la investigación que, forzosamente, acaba en la difusión y la edición. Al margen de todos los libros escritos (12 monografías dan cuenta de nuestro trabajo) y de los más de 300 artículos publicados; codirijo una revista digital de Arquitectura, t18magazine, que recibe una media de 35.000 vistas por número y tiene gente suscrita en más de 110 países.

¿Cuál es el valor Hormipresa?

La solvencia de un gran grupo que hace bien las cosas es siempre garantía de éxito. Que el valor diferencial sea hacer bien las cosas implica y da cuenta de las tantas gentes que no lo hacen; y el hecho de poder personalizar el trabajo, según las necesidades o gustos del cliente, que es lo que pretenden estas “signature villas”.

Háblanos de su sistema de construcción y de su sistema de aislamiento…

Que la construcción va, cada vez más a hacerse en taller y no en obra es una realidad… la precisión, el no depender de la climatología, el tener mano de obra cualificada asegura los estándares de calidad requeridos. Esa realidad que asumimos en coches, mobiliario y vestidos, no siempre es bien aceptada por la sociedad que piensa todavía que vivir en viviendas prefabricadas, le da un aire de ñigui-ñogui, cuando no de pobreza o precariedad…

El hecho de fabricar paneles de calidad que incorpora el aislamiento térmico resuelve el problema de los puentes térmicos, y consigue un mayor ahorro energético (la sostenibilidad pasa por nuestra factura de calefacción) y, sobre todo, economiza tiempos de ejecución, evitando que los procesos se alarguen y que pasen cosas. Porque en una obra suele o puede pasar de todo… yo y los del ramo nos entendemos.